Hotel   Ítaca   Contacto/Reservación


Ítaca ha sido habitada sin interrupción en los últimos 6000 años. En función de épocas y circunstancias, su densidad de población ha fluctuado, pero la isla no ha quedado jamás desierta, ni siquiera en los períodos de declive.

 

Las ruinas de algunas construcciones del norte de la isla indican la existencia de actividad humana ya en el período Neolítico (4000-3000 a. C.). Durante el período de la primitiva civilización helénica (3000-2000 a .C.) hubo también formas de vida organizada, tal y como atestiguan los restos de asentamientos, calles y murallas de Pilikata, pero también los descubrimientos realizados en la cueva de Loizos. Según algunas fuentes históricas escritas, así como diversos descubrimientos realizados en las campañas de excavación arqueológica de los siglos XIX y XX, Ítaca llegó al apogeo de su prosperidad durante el período pre-micénico (2000-1500 a. C.) y sobre todo en el micénico (1500-1100 a. C.). La isla de Ítaca era la capital de la Cefalonia, formación estatal que comprendía las islas de alrededor y regiones de la zona continental de Grecia y que constituía uno de los estados más poderosos de la época. Los habitantes de la isla eran descritos como expertos marineros y exploradores. Tras el declive y desmembramiento del estado de la isla de Cefalonia, Ítaca fue ocupada por los dorios (período dórico, 1000-800 a. C.). El declive de Ítaca, producido por la ocupación dórica, prosiguió con esplendor del poder griego (800-180 a. C). Sin embargo, la isla continuó siendo habitada por comunidades organizadas, sobre todo en la parte septentrional.

 

La dominación romana (180 a. C. - 394 d. C.) no cambió la situación. La isla siguió siendo habitada y organizada. Formaba entonces parte de la provincia romana de Iliria. La mayoría de la población vivía en la zona norte. El paganismo fue la religión dominante hasta el final de este período, como indican las pruebas de un culto dirigido a los dioses y al Ulises de la Odisea. Los romanos se quedaron en la isla hasta el 394 d. C., cuando Ítaca comenzó a formar parte del Imperio Bizantino. Tras esta fecha, se introdujo el cristianismo y empezaron a construirse iglesias y monasterios. Durante este período bizantino (394-1185 d. C.), Ítaca fue anexada a la isla de Cefalonia, como parte de la provincia de Epiro. La época medieval estuvo marcada por la ocupación normanda (1185-1204) de Ítaca y de las islas vecinas, bajo el control diferentes señores feudales que gobernaron por períodos de corta duración. Por culpa de las incursiones piratas, en la Edad Media la densidad de la población conoció un descenso muy significativo.

 

En 1479, los turcos fueron asentándose paso a paso en Léucade, Cefalonia, Ítaca y Zante, asaltaron e incendiaron los asentamientos, mataron hombres y tomaron prisioneros para colonizar la ciudad de Estambul. Ítaca quedó casi desierta, puesto que la mayoría de los supervivientes marcharon a otras zonas. In 1499 comenzó la guerra turco-veneciana, de modo que Ítaca y las islas vecinas fueron asediadas por la armada española y veneciana. En 1500 comenzó la conquista progresiva de las islas y, en 1503, Ítaca, Cefalonia y Zante se entregaron a los venecianos, mientras Léucade capitulaba ante los turcos. En 1504 comenzó oficialmente la dominación veneciana; en Ítaca se nombra un Administrador de parte de la República y nuevos habitantes son atraídos hacia la isla gracias a distintos estímulos, como la cesión de tierras y la promesa de quedar libres de impuestos durante cinco años.

 

Poco después del triunfo de la Revolución Francesa, las Islas Jónicas son cedidas a los republicanos franceses (1797-1798). El territorio se divide administrativamente y se crea la prefectura de Ítaca, nombrada así por el prestigio histórico de la isla. La unidad administrativa incluye las islas de Cefalonia y Léucade y algunas regiones del continente. Los habitantes de la isla reciben con entusiasmo a los franceses, que inician un proceso de modernización de la administración y del sistema judicial. Surgen nuevas ideas, nuevos sistemas y nuevas actitudes sociales. Al final de 1798, a los franceses les siguen sin incidentes los rusos y los turcos (1798-1807), que por entonces eran aliados. Se funda el Estado Jónico, con capital en Corfú, basado en un régimen democrático: ejerce la autoridad un senado de 14 miembros, entre los cuales hay un representante de Ítaca. Se intensifica el tráfico marino, puesto que los navíos de Ítaca son libres de navegar por todo el Ponto Euxino y de intercambiar mercancías en los puertos del Mar Negro.

 

En 1809, tras un asedio, los británicos conquistan Ítaca y otras islas jónicas. Bajo la dominación británica (1809-1864) se funda un estado independiente llamado “Estados Unidos de las Islas Jónicas”. El nuevo estado es gobernado bajo un sistema constitucional organizado en 1817. Durante la revolución contra los turcos muchos soldados y civiles de la Grecia continental se refugiaron en Ítaca, dado que aquí prevalecía un espíritu liberal. Muchos habitantes de Ítaca se alistaron en la marina y en la armada revolucionaria; más aún, veintisiete de ellos fueron miembros fundadores de la “Sociedad de los Amigos” (Filiki Eteria), una sociedad secreta fundada por intelectuales griegos para organizar y apoyar la revolución.

 

La población comenzó a crecer cada vez más, de modo que al final de este período la isla tenía cerca de 15.000 habitantes. El número de los marineros se multiplicó; un primer núcleo de insulares emigrantes se formó en Rumanía y otros fueron ascendieron a puestos de prestigio en sectores de la cultura o la economías en diversos países europeos. Ítaca entró en una vía de modernización: se construyó una red de caminos y el poderío comercial y marítimo creció significativamente. El hecho de que funcionara aquí un astillero naval constituye otro claro indicio de desarrollo. Los niños eran escolarizados en instituciones privadas y públicas fundadas en las localidades más grandes, la producción se diversificó y creció el intercambio mercantil con otras regiones, por lo que en el ámbito económico y social se constató un crecimiento del nivel de vida.

 

El 21 de mayo de 1864 tuvo lugar la anexión de las Islas Jónicas con Grecia. En Ítaca, el traspaso de poderes provoca una atmósfera de fiesta, con manifestaciones de alegría y salvas de cañones. Al principio, el mantenimiento del orden en la isla estuvo en manos de un pequeño cuerpo armado (llamado lochos), creado espacialmente para este efecto y formado por un centenar de jóvenes lugareños. Al final del siglo XIX la emigración hacia tierras de la rivera del Danubio, Rusia y Rumanía tomó proporciones dramáticas. La comunidad de los emigrantes de Ítaca estaba formada por cerca de 1.000 personas con posiciones clave en la marina y en el comercio de vino, aceite y pasas. En Ítaca, los isleños se mantenían fundamentalmente mediante la agricultura, la ganadería, el comercio, la artesanía y la pesca.

 

Con los primeros años del siglo XX, las nuevas construcciones y la rehabilitación de los edificios entran en una nueva etapa. Los nuevos proyectos incluyen escuelas primarias en todos los pueblos, institutos, asilos, redes de agua potable, una central eléctrica en Vathí y la mejora de las carreteras existentes. A medida que crece el nivel educativo, la vida intelectual se intensifica. Así, en 1910 se funda la Orquesta Filarmónica de Vathí, mientras que en 1928 comienza la edición de un periódico local y de otras publicaciones de la Asociación de Itacenses. Durante la I Guerra Mundial, numerosas naves fueron destruidas y con ello la capacidad de transportar productos de la isla a otros puertos se vio muy limitada. Al mismo tiempo, la comunidad de la zona del Danubio entra en una fase de declive y comienza a emigrar a otros países, por ejemplo a América, Australia y África del Sur; proceso que hace disminuir sensiblemente la producción local y la población permanente de la isla. Durante la II Guerra Mundial, mientras Grecia era ocupada por las fuerzas del Eje, las Islas Jónicas son cedidas a Italia. Pronto se forman grupos de resistencia. Ítaca participa en la resistencia nacional y pierde a numerosos soldados. En 1943, los alemanes reemplazan a los italianos y se mantienen aquí hasta la derrota del Eje y la liberación de la isla (1944). Durante la ocupación, la población aislada logra sobrevivir gracias a la agricultura, que atraviesa por ello una fase de expansión. Tras la liberación, muchos habitantes se marchan de la isla, como emigrantes o marineros.

 

En agosto de 1953, varios devastadores terremotos de tierra derriban la mayoría de los edificios de la isla, destruyendo pueblos enteros y causando daños inmensos. Pero la reconstrucción comienza inmediatamente, bajo el decidido mandato del alcalde Nikolaos Colyvas, con apoyo financiero de los marineros y emigrantes originarios de Ítaca, de los préstamos concedidos por el Estado y del apoyo de muchas otras instituciones y personalidades de Estados europeos. El declive demográfico se mantuvo, sin embargo, constante y sólo en los últimos años el número de habitantes se ha estabilizado en torno a los 3.000.

 

Archivo Histórico de Ítaca

El Archivo Histórico reúne cerca de 1.500.000 documentos que comprenden el período histórico del comienzo del siglo XVII hasta los tiempos recientes. Aunque no es un “archivo mayor”, merece toda la consideración. Tiene el privilegio de ser uno de los archivos de las Islas Jónicas más completos, si no el más completo de todos. Es muy rico y está bien conservado pese al paso de los años y las difíciles circunstancias atravesadas (sucesivas dominaciones, períodos políticos convulsos, guerras, temblores de tierra); y ello debido casi exclusivamente al alto nivel de conciencia histórica y cultural de los Itacenses. Tras la clasificación realizada en la pasada década, bajo la supervisión científica de la Fundación Nacional para la Investigación, su abundante material se ha distribuido en las siguientes secciones:

 

a) Archivos administrativos (Archivo administrativo veneciano, Archivo de actas administrativas del período 1797-1817, Archivo del gobierno del Estado griego);

b) Archivo notarial;

c) Archivo del registro civil;

d) Archivo de documentos eclesiales; 

 

Copyright © 2018 Hotel Mentor |M.H.T.E. 04.57.Κ.01.3Α.00720.00 | Designed by the design shop | Powered by Dynacomp AEBE